Honduras

Honduras_Art
Want to hang this anthem on your wall? Click here for posters, framed prints and more!

Length: 769 words


Anthem lyrics (use the arrow on the left to collapse this section):

Tu bandera, tu bandera
es un lampo de cielo
por un bloque, por un bloque
de nieve cruzado;
y se ven en su fondo sagrado
cinco estrellas de pálido azul;
en tu emblema, que un mar rumoroso
con sus ondas bravías escuda,
de un volcán, tras la cima desnuda,
hay un astro de nítida Luz.

India virgen y hermosa dormías
de tus mares al canto sonoro,
cuando echada en tus cuencas de oro
el audaz navegante te halló;
y al mirar tu belleza extasiado
al influjo ideal de tu encanto
la orla azul de tu espléndido manto
con su beso de amor consagró.

Tu bandera, tu bandera
es un lampo de cielo
por un bloque, por un bloque
de nieve cruzado;
y se ven en su fondo sagrado
cinco estrellas de pálido azul;
en tu emblema, que un mar rumoroso
con sus ondas bravías escuda,
de un volcán, tras la cima desnuda,
hay un astro de nítida Luz.

De un país donde el sol se levanta,
más allá del atlante azulado,
aquel hombre te había soñado
y en tu busca a la mar se lanzó.
Cuando erguiste la pálida frente,
en la viva ansiedad de tu anhelo,
bajo el dombo gentil de tu cielo,
ya flotaba un extraño pendón.

Tu bandera, tu bandera
es un lampo de cielo
por un bloque, por un bloque
de nieve cruzado;
y se ven en su fondo sagrado
cinco estrellas de pálido azul;
en tu emblema, que un mar rumoroso
con sus ondas bravías escuda,
de un volcán, tras la cima desnuda,
hay un astro de nítida Luz.

Era inútil que el indio, tu amado,
se aprestara a la lucha con ira,
porque envuelto en su sangre Lempira
en la noche profunda se hundió.
Y de la épica hazaña en memoria,
la leyenda tan solo ha guardado
de un Sepulcro el lugar ignorado
y el severo perfil de un peñón.

Tu bandera, tu bandera
es un lampo de cielo
por un bloque, por un bloque
de nieve cruzado;
y se ven en su fondo sagrado
cinco estrellas de pálido azul;
en tu emblema, que un mar rumoroso
con sus ondas bravías escuda,
de un volcán, tras la cima desnuda,
hay un astro de nítida Luz.

Por tres siglos tus hijos oyeron
el mandato imperioso del amo,
por tres siglos tu inútil reclamo
en la atmósfera azul se perdió.
Pero un día de gloria tu oído
percibió, poderoso, y distante
que allá lejos por sobre el Atlante
indignado rugía un león.

Tu bandera, tu bandera
es un lampo de cielo
por un bloque, por un bloque
de nieve cruzado;
y se ven en su fondo sagrado
cinco estrellas de pálido azul;
en tu emblema, que un mar rumoroso
con sus ondas bravías escuda,
de un volcán, tras la cima desnuda,
hay un astro de nítida Luz.

Era Francia, la libre, la heroica
que en su sueño de siglos dormida
despertaba iracunda a la vida
al reclamo viril de Dantón.
Era Francia que enviaba la muerte
la cabeza del rey consagrado
y que alzaba soberbia a su lado
el altar de la diosa razón.

Tu bandera, tu bandera
es un lampo de cielo
por un bloque, por un bloque
de nieve cruzado;
y se ven en su fondo sagrado
cinco estrellas de pálido azul;
en tu emblema, que un mar rumoroso
con sus ondas bravías escuda,
de un volcán, tras la cima desnuda,
hay un astro de nítida Luz.

Tú también, ¡oh mi patria! te alzaste
de tu sueño servil y profundo;
tú también enseñaste al mundo
destrozando el infame eslabón.
Y en tu suelo bendito tras la alta
cabellera del monte salvaje
como un ave de negro plumaje,
la colonia fugaz se perdió.

Tu bandera, tu bandera
es un lampo de cielo
por un bloque, por un bloque
de nieve cruzado;
y se ven en su fondo sagrado
cinco estrellas de pálido azul;
en tu emblema, que un mar rumoroso
con sus ondas bravías escuda,
de un volcán, tras la cima desnuda,
hay un astro de nítida Luz.

Por guardar ese emblema divino
marcharemos, ¡oh patria! A la muerte,
generosa será nuestra suerte,
si morimos pensando en tu amor.
Defendiendo tu santa bandera
y en tus pliegues gloriosos cubiertos
serán muchos, Honduras, tus muertos
pero todos caerán con honor.

Tu bandera, tu bandera
es un lampo de cielo
por un bloque, por un bloque
de nieve cruzado;
y se ven en su fondo sagrado
cinco estrellas de pálido azul;
en tu emblema, que un mar rumoroso
con sus ondas bravías escuda,
de un volcán, tras la cima desnuda,
hay un astro de nítida Luz.

Background:

Honduras can boast the longest national anthem in the hemisphere in terms of word count, coming in at 769 words across seven verses and chorus. (The shortest anthem is Cuba’s, with just 42 words, one-twentieth the length of Honduras’.) Due to this length, in practice only one verse and the chorus are actually performed.

As with many other Spanish-language anthems in the Americas, the lyrics were written by one of the many Latin American polymaths to have emerged from the newly independent states, Augusto C. Coello. Born in Honduras, he was a writer, journalist, lawyer, and politician who also served as a diplomatic representative of the country to the United States. His lyrics was selected for the Honduran anthem in 1914, after a series of unsuccessful public competitions, but was only made official by decree in 1917.

The anthem itself is unusual in its explicit references to the French revolution:

Era Francia, la libre, la heroica
que en su sueño de siglos dormida
despertaba iracunda a la vida
al reclamo viril de Dantón.
Era Francia que enviaba la muerte
la cabeza del rey consagrado
y que alzaba soberbia a su lado
el altar de la diosa razón.

(English translation):

It was France, the free, the heroic,
Which in its dreams of centuries slept,
Awoke irate to life
At the virile protest of Danton:
It was France, who sent to the death
The head of the consecrated King,
And which built up proudly at its side,
The altar of the goddess of Reason.

Performance:

***NB: This video omits the chorus which should be played after every verse.***

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top